Alimentos Causantes De Depresión De los Que Debes Alejarte

Alimentos Causantes De Depresión De los Que Debes Alejarte

La depresión es un síntoma que todos sentimos de vez en cuando. Para algunas personas, puede ser lo suficientemente problemático como para afectar negativamente su trabajo, sus relaciones y la calidad de vida en general.

Si bien la depresión se considera un diagnóstico en sí misma, cada vez más médicos se están dando cuenta del hecho de que la depresión es a menudo un síntoma o efecto secundario de algo más relacionado con la conexión mente-cuerpo. El tratamiento puede incluir terapia, medicamentos, ejercicio y dieta.

 

La depresión es un síntoma que todos sentimos de vez en cuando. Para algunas personas, puede ser lo suficientemente problemático como para afectar negativamente su trabajo, sus relaciones y la calidad de vida en general.

Si bien la depresión se considera un diagnóstico en sí misma, cada vez más médicos se están dando cuenta del hecho de que la depresión es a menudo un síntoma o efecto secundario de algo más relacionado con la conexión mente-cuerpo. El tratamiento puede incluir terapia, medicamentos, ejercicio y dieta.

Las investigaciones muestran que la elección de alimentos puede exacerbar o minimizar los sentimientos de depresión. Si bien no es una cura para todos, de todos modos, hemos compilado una lista de alimentos que es mejor evitar cuando te sientes deprimido.

Prestar atención a tu dieta de esta manera puede disminuir la frecuencia y la duración de los episodios depresivos. Además, el simple hecho de elegir alimentos que elevan en lugar de aplastar tu psique es una forma de cuidado personal que puede ayudarte a comenzar a cambiar tu rumbo.

11. Azúcar

El azúcar es como el mismísimo demonio disfrazado. Se siente tan bien consumir azúcar en el momento, pero antes de que te puedas dar cuenta, te has hundido en un pozo emocional y físico de agotamiento.

De hecho, durante mucho tiempo los investigadores se han preguntado el por qué la depresión, la diabetes y la demencia ocurren con tanta frecuencia juntas, ¡y estudios recientes señalan el hecho de que cuando la glucosa en la sangre está elevada, tu cerebro realmente funciona a un nivel subóptimo!

El exceso de azúcar causa una caída importante en la producción de una proteína que estimula el crecimiento de las neuronas y las sinapsis, y la depresión es solo uno de los varios posibles resultados negativos en ese escenario.

10. Edulcorantes artificiales

Lamentablemente, los edulcorantes artificiales no son mejores para tu estado de ánimo que el azúcar. El aspartamo, especialmente, se ha relacionado con una reducción en el serotonina, un neurotransmisor que nos hace sentir bien.

Cuando la serotonina se bloquea en el cerebro, conduce a la depresión, pero también a dolores de cabeza e insomnio, lo que puede afectar aún más la estabilidad mental. No existe un sustituto de azúcar artificial que no conlleve un riesgo.

Pero como todos necesitamos un poco de dulzura en nuestras vidas, recomendamos la miel o la Stevia para aumentar su bebida de la mañana sin provocar un choque posterior.

9. La comida rápida

Entendemos perfectamente que cuando estás deprimido, la idea de cocinar una comida fresca y saludable en casa parece tan difícil como escalar una montaña. La comida rápida es una alternativa fácil para alimentar a tu cuerpo. Y, así como el azúcar y el alcohol, se siente bastante bien al principio.

Sin embargo, al igual que con muchos de los alimentos en nuestra lista, comer comida rápida puede llevar a un ciclo de depresión y atracones. De hecho, un estudio de 2012 publicado en la revista Public Health Nutrition descubrió que los comedores frecuentes de comida rápida tienen hasta un 51 por ciento más de probabilidades de desarrollar depresión.

Trata de mantenerte alejado de la comida rápida, y en su lugar opta por algo fácil pero saludable cuando te sientas deprimido, como nueces, frutas secas, aguacate en tostadas de trigo integral o avena.

8. Alcohol

Mucha gente bebe alcohol para olvidar sus problemas, y eso puede funcionar temporalmente. Lamentablemente, un comportamiento irreflexivo, mientras las personas están ebrias, puede provocar muchos más problemas, y los anteriores todavía estarán allí en la mañana.

El alcohol es un depresivo que suprime la función de tu sistema nervioso central, que desempeña un papel en la forma en que procesamos las emociones. Por lo tanto, es muy probable que te sientas más deprimido el día después de beber, lo que alimenta un ciclo vicioso de sentirte cada día más y más deprimido, y beber más y más cada noche, o puedes caer en la trampa de consumir alcohol todo el día para “sentirte normal”.

Trata de dejar de beber para elevar tu nivel de depresión base, y elije tratamientos más efectivos en el futuro.

7. Alimentos altos en sodio

Demasiado sodio puede alterar aspectos del sistema neurológico, lo que proporciona un doble golpe al deprimir el estado de ánimo y provocar fatiga corporal. También puede causar hinchazón y contribuir al aumento de peso, ambas cosas que pueden hacernos sentir incómodos en nuestros propios cuerpos.

La sal también es un contribuyente probable a los problemas causados por la comida rápida y otras comidas chatarra. El sistema inmunológico también se deprime bajo la influencia de demasiada sal, lo que crea el potencial de la depresión como consecuencia de una enfermedad física.

Irónicamente, muy poca sal también puede causar depresión, pero la persona promedio ya consume demasiada sal.

6. Cafeína

Los expertos no creen que la cafeína cause depresión directamente, pero es problemática debido a la forma en que interfiere con el sueño.

Dormir sin interrupciones es vital para una mente sana, y si estás despierto toda la noche o inquieto, al día siguiente no tendrás los recursos que necesitas para manejar las cosas. Si estás buscando formas de aliviar la depresión, experimenta evitar la cafeína y establece un horario estricto para dormir.

Como mínimo, mantente alejado de toda la cafeína después del almuerzo y ni siquiera te atrevas a tocar una bebida energética. ¡Algunas de esas cosas tienen tanta cafeína como 14 latas de refresco! Una nota: si ya tomas mucha cafeína, es posible que desees reducirla poco a poco para evitar los síntomas de abstinencia como dolores de cabeza, fatiga e irritabilidad.

5. Aceite hidrogenado

La depresión es, en esencia, una enfermedad del cerebro que causa todo tipo de síntomas físicos. Cuando comes alimentos hechos con o cocinados en aceites hidrogenados, estos afectan negativamente al cerebro y al cuerpo.

Más allá de atacar la salud del corazón, las grasas trans que se encuentran en el aceite hidrogenado pueden obstruir las arterias y limitar el flujo de sangre al cerebro, lo que lleva a la depresión. El sistema circulatorio es una pieza clave de la conexión mente-cuerpo; impida eso y es probable que sufra de mal humor y un cuerpo débil.

4. Gluten

La tendencia de eliminar el gluten de nuestras dietas se extendió por la población hace unos años, con médicos frustrados por la avalancha de pacientes en sus consultorios, que afirman ser intolerantes al gluten sin ninguno de los síntomas que lo acompañan (hinchazón, diarrea o estreñimiento, y gases).

Sin embargo, ya sea que seas capaz o no de procesar el gluten, este tiene un efecto inflamatorio en el cuerpo porque irrita los microbios intestinales y, por lo tanto, los tejidos delicados de tu sistema digestivo.

El consumo de gluten se ha relacionado con la depresión debido a esta respuesta inflamatoria, por lo que vale la pena eliminarlo por un tiempo para ver si tu estado de ánimo mejora.

3. Productos lácteos

Algunos estudios han señalado que la proteína caseína, que se encuentra en los productos lácteos, es un desencadenante de la inflamación y conducente a la depresión.

No es molesta para todos, pero es una opción potencial para explorar si realmente estás sufriendo de mal humor. Intenta evitar los lácteos durante 30 días y evalúa cómo te sientes.

Solo asegúrate de obtener suficiente calcio de otras fuentes, como las naranjas, los albaricoques, la col rizada, el brócoli o las espinacas.

2. OGM

Los organismos genéticamente modificados (OGM) son un elemento básico en nuestras dietas porque cada vez más productores comerciales están manipulando el diseño de la naturaleza para producir alimentos que se vean y se conserven mejor en el transporte. ¿Pero es mejor para nosotros? El hecho es que no lo sabemos.

En cualquier caso, los OGM están recubiertos en gran medida con pesticidas que son tóxicos para las células humanas. Uno de los pesticidas más comunes y polémicos es el Roundup, que interfiere con la capacidad del cuerpo para producir aminoácidos esenciales, absorber minerales críticos y desintoxicar el hígado.

Debido a que el vínculo entre la mente y el cuerpo es tan fuerte, recomendamos que comas lo más orgánico posible si sufres de depresión.

1. Los refrescos y jugos de frutas

Ambas bebidas están llenas de azúcar, lo que sabemos que conduce a todo tipo de inflamación, así como a una serie de problemas de salud.

Los refrescos no tienen ningún valor para la salud redentor y, por lo general, también tienen una gran cantidad de colorantes y conservantes artificiales. Un poco de jugo de fruta puede estar bien, aporta vitaminas junto con el azúcar, pero pierde toda la buena fibra que puede hacer que te sientas lleno y evitar que comas en exceso.

Recomendamos una dieta baja en azúcar si estás luchando contra la depresión, pero si quieres tu ingesta diaria de jugos, hazlo tu mismo en tu casa para que sepas que no tenga azúcares agregados escondidos por allí.

Es totalmente comprensible que el tomar decisiones saludables por tí mismo es una tarea difícil si estás en medio de una depresión. Puedes sentirte como si no importara nada en absoluto, así que, ¿para qué molestarte?

Pero si experimentas un flujo y reflujo en tu depresión, puedes aprovechar los buenos momentos para preparar tu cocina de una manera que apoye una alimentación saludable cuando estás demasiado agotado mentalmente para que te importe.

Definitivamente debes consultar a tu médico para que le aconseje sobre la depresión que afecta tu autoestima y tus relaciones importantes. Una dieta mejorada puede muy bien ser un elemento sugerido en tu plan de tratamiento general. Esperamos que te sientas mejor pronto.